TODOS SOMOS CNEA

TODOS SOMOS CNEA

MAS ALLA DE LAS DIFERENCIAS…TODOS SOMOS CNEA.
A LAS AUTORIDADES, ORGANIZACIONES GREMIALES Y SINDICALES Y A TODOS LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE CNEA:
La CNEA se ha mantenido a través de sus 70 años de existencia, como institución pionera del desarrollo científico-tecnológico de nuestro país, con la convicción de que la calidad en la investigación es condición indispensable, aunque no suficiente, para el avance de un polo de oportunidades en la materia que nos compete, alentando incluso el camino hacia la soberanía energética y el desarrollo científico, tecnológico y económico de la nación Argentina.
Históricamente, la situación institucional y presupuestaria de la CNEA a lo largo de su historia, atravesó altas y bajas, dependiendo siempre de las transformaciones en el interés de los diferentes gobiernos que según sus conveniencias han financiado o desfinanciado proyectos, provocando que muchos de ellos extiendan sus tiempos de concreción de manera indeterminada.
Esta situación, con el correr de los años, se tradujo de manera contundente en daños irreparables a la institución. Profesionales capacitados que se jubilaron esperando la continuidad de una financiación que a veces no llegaba para el proyecto que los ocupaba, la falta de ingresos de nuevo personal durante años; todo sirvió para crear una brecha generacional inmensa o la suspensión de líneas de trabajo, por falta de transferencia de conocimientos y experiencia.
Hoy sentimos que apoyar la investigación científica es fundamental, porque sin ciencia básica de calidad no hay desarrollo tecnológico independiente.
La investigación ejercita el pensamiento crítico y ayuda a generar una opinión pública informada que permita resolver racionalmente diversos problemas de nuestra sociedad, relacionados en nuestra área, por ejemplo, con temas ambientales, económicos, de alimentación, seguridad, desarrollo sostenible, salud y recursos naturales, considerando que la ciencia provee tanto beneficios en la aplicabilidad de conocimientos como en el refuerzo de valores culturales y sociales.
Por eso, resulta indispensable y fundamental implementar programas que articulen en forma sinérgica las actividades de CNEA con los diferentes actores del sector social y productivo.
Sin embargo este concepto no se manifiesta de manera concreta, a través de una política integral que promueva las capacidades tecnológicas de la CNEA. Si vamos a los hechos, la mayor aplicación de los proyectos de la CNEA son resistidos por la mayor parte de las sociedades y gobiernos provinciales declarados “NO NUCLEARES”, a pesar de que gozan de los beneficios que promueve nuestra institución en relación a lo sanitario o a sus contribuciones en la producción de fármacos y alimentos, energía eléctrica, combustibles, considerándose muchas veces prestigiosos por su participación en empresas satélites de nuestra comisión.
Por lo tanto, consideramos necesario dar visibilidad de nuestra actividad hacia la sociedad, promoviendo y divulgando la importancia de nuestra existencia en el marco de un país que requiere del gobierno una línea política clara hacia la institución, mediante un plan estratégico integral que nos ubique como engranaje principal del desarrollo científico-tecnológico y con apoyo concreto a nuestra actividad, que nos saque del camino de convertirnos siempre en víctimas de campañas falaces que buscan la adherencia y el voto de ciudadanos desinformados y con argumentos sin sustento.
La desinformación y las argumentaciones engañosas cargadas sobre nuestro sector a lo largo de nuestra historia, continúa generando la antipatía social e impacta directamente en el orden de la agenda política que ocupa la CNEA y la actividad nuclear en nuestro país, en los diferentes gobiernos y de manera proporcional se traslada al estado actual de los trabajadores y trabajadoras del sector.
Por eso, resulta necesario:
• Fomentar la divulgación de las actividades de CNEA a todos los sectores de la comunidad y a los distintos estamentos de la educación y la sociedad, volviéndonos referente de consulta especializada de otros organismos estatales, gubernamentales, empresariales y productivos.
• Generar herramientas que estimulen la actividad de los jóvenes de modo de promover diferencialmente sus incipientes carreras. Esto incluye, entre otros aspectos, la modificación de los criterios y condiciones de la convocatoria de ingresos y becas, fechas de apertura, procesos de evaluación.
• Fortalecer una CNEA democrática, transparente y previsible que permita a toda la comunidad científica, y en base a criterios públicos, claros y sostenidos en el tiempo, una planificación de la actividad científica a mediano y largo plazo.
Dentro de la realidad que nos atraviesa, los trabajadores y trabajadoras de la CNEA, hoy necesitamos un convenio colectivo de trabajo que nos empodere acorde a la importancia del trabajo que realizamos, comprendiendo de manera lógica y coherente a los profesionales, técnicos, administrativos y personal especializado en cada área.
Asimismo, se vuelve indispensable un escalafón que contemple de manera lógica la relación entre capacidades, conocimientos y experiencia, y no a través de categorías designadas al azar en base a la modalidad de contratación y su antigüedad en cada modalidad. Los trabajadores no deben verse afectados en su categoría por haber sido contratados en diferentes modalidades, así como tampoco verse topeados en su carrera laboral por falta de un escalafón que contemple su antigüedad y experiencia en el puesto.
Es por esto que invitamos a las autoridades de la casa y a todas las organizaciones gremiales y sindicales de CNEA a trabajar en conjunto para impulsar lo antes posible la continuidad de las sesiones de las paritarias sectoriales, para el logro del CONVENIO COLECTIVO DE TRABAJO DE CNEA y un ESCALAFÓN que represente y revalide la carrera laboral de todos los trabajadores y trabajadoras de CNEA.
Por lo tanto, y en representación de nuestra Asociación, consideramos que es derecho y deber de todos y todas, defender e impulsar las mejoras irrenunciables de nuestras condiciones laborales e institucionales, para que tanto la CNEA como todos los que la integramos, ocupemos el lugar de importancia que merecemos.
Siendo conscientes que este cambio es necesario, y requiere de la unión y participación de todos los que formamos parte de la CNEA.

Más allá de las diferencias, todos perseguimos el mismo bien común para la casa, y es en lo indiscutible que tenemos que avanzar todos juntos.
Autoridades de la casa, agrupaciones gremiales, trabajadores y trabajadoras, todos somos CNEA, trabajemos en conjunto para poner a nuestra institución en el lugar que debe estar.